#NOTPP: reporte sobre 13ª ronda de negociación del TPP, San Diego.

Entre el 2 y el 10 de julio en San Diego, EE.UU. se llevó a cabo una nueva ronda de negociación del tratado internacional conocido como Trans Pacific Partnership Agreement (conocido también por sus sigas TPP o, en castellano, ‘Acuerdo Transpacífico’).

Activistas frente al hotel donde se negociaba el acuerdo (vía).

En resumen, este es un acuerdo de libre comercio que se está negociando entre varios países de la cuenca del pacífico que pretende, en principio, eliminar barreras para el libre comercio entre los mismos países.

Lamentablemente, el tratado se está negociando en secreto, por lo que nadie más que los equipos negociadores tienen acceso al texto del mismo, y el público sólo se ha podido enterar a través de filtraciones de los alcances de la negociación. Así, hoy sabemos que el capítulo de Propiedad Intelectual contiene varias amenazas a los derechos humanos, particularmente en lo que respecta a la libertad de expresión en Internet. Frente a esto, desde Chile no solo hemos escrito alertando de estos problemas sino también organizando campañas (#noTPP) al respecto.

ONG Derechos Digitales ha tenido la oportunidad de participar como ‘stakeholder’ (parte interesada) en las últimas rondas de negociaciones y tuvimos ocasión también de estar en la ronda de San Diego. Esto implicó tener acceso a un par de reuniones especiales y facilidades para contactar y reunirnos con los equipos negociadores del tratado.

La ronda de San Diego: 2 al 11 de julio de 2012

Jefes de negociación de los (aún) 9 países parte del TPP. Vía

Durante la ronda, además de las reuniones sostenidas con los negociadores de diversos países, el 2 de julio tuvimos la ocasión de hacer una presentación en la que nos referimos de los peligros que encierra seguir aumentando los plazos de propiedad intelectual y los problemas asociados a la protección legal de las medidas tecnológicas de protección, además de participar de una «feria» de interesados que se desarrolló en paralelo.

El día siguiente, 3 de julio, se desarrolló una reunión de información a los diversos interesados en el tratado por parte de los jefes de negociación de cada país, denominada «stakeholders briefing«, en la que se insistió en que el tratado se mantendría en secreto, y se respondieron diversas dudas sobre la incorporación de México y Canadá al tratado, además del contenido del capítulo de inversiones del TPP, recientemente filtrado. Según vimos, EE.UU. no quiere hablar de las filtraciones que se han hecho del texto bajo ninguna circunstancia, con lo que mantienen en suspenso cualquier clase de información concreta sobre el contenido del mismo.


En la feria de Stakeholders. Vía: @pepocardenast.

Respecto a temas de propiedad intelectual, los jefes de delegación señalaron que aún no se han cerrado negociaciones sobre ningún tema importante y que están conscientes de las diferentes posiciones sobre el tema. En ese sentido, y mientras se desarrollaba la reunión, el USTR (oficina de los EE.UU. encargada de las negociaciones del TPP), liberó un comunicado de prensa en la que señalaba que «por primera vez en los acuerdos de libre comercio de los EE.UU., este país propuso un artículo en el TPP que obligaba a las partes a buscar un apropiado balance en sus sistemas de propiedad intelectual», mediante la implementación de excepciones y limitaciones que permitan usos tales como crítica, comentarios, actividad periodística, educación e investigación.

Si bien ello suena esperanzador, el nivel de secretismo del acuerdo (al punto que en el comunicado ni siquiera se señaló cuál sería el texto propuesto), produjo desconcierto entre los miembros de la sociedad civil presentes, más cuando el USTR se esforzó en enfatizar en que su propuesta seguía el criterio de la «regla de los tres pasos», que es un mecanismo que puede servir para menoscabar el alcance de las ya escasas excepciones y limitaciones a los Derechos de Autor. Debido a ello, se preparó una declaración pública que expresa dichas preocupaciones y artículos que tratan sobre lo mismo.

Además de estas actividades, el 7 de julio le entregamos a la jefa de delegación de EE.UU., Barbara Weisel, más de 90.000 firmas de parte de la campaña «Stop the Trap«, de la que somos parte.

Actividades paralelas a la ronda de negociación

Muchas organizaciones de la sociedad civil en los EE.UU. están preocupadas por los avances del acuerdo TPP, y sus posibles efectos tanto en materia de propiedad intelectual como también de su economía interna.

En torno a estas preocupaciones, el movimiento StopTPP organizó diversas manifestaciones frente al hotel en que se desarrollaban las negociaciones, además de una serie de encuentros paralelos denominados «People’s conference» (conferencia de la gente), en que se trataban aspectos específicos del TPP desde un prisma ciudadano.

Tal como habíamos anunciado previamente, nuestro vicepresidente, Francisco Vera, participó el 3 de julio en un foro que trataba sobre Propiedad Intelectual. En dicha ocasión fue posible compartir impresiones con diversos interesados y activistas de San Diego en temas de propiedad intelectual, y Francisco pudo exponer sobre algunos aspectos específicos preocupantes del tratado desde la óptica de los derechos de autor y la privacidad de los usuarios en internet.


El el centro cultural La Raza estuvimos conversando con la sociedad civil en San Diego. Vía @maira.

Conclusiones

Tal como indicásemos en nuestro reporte de la ronda anterior, la «sensación térmica» es que el TPP va camino a convertirse en una realidad. A diferencia del acuerdo ACTA (que ha sufrido varios reveses este último tiempo), el TPP cubre muchas áreas de libre comercio que puede beneficiar la economía de varios países y tiene una importancia estratégica superior para los EE.UU., con el objeto de contrarrestar la influencia de China en la zona del Pacífico.

No obstante lo anterior, aun quedan muchos puntos en discusión y espacios para mejorar -dentro de lo posible- el texto del TPP. La propuesta de los EE.UU. en orden a incorporar nuevas excepciones y limitaciones a los derechos de autor es al menos sintomático en este sentido. Ahora bien es claro que la situación actual, en que no se da a conocer ninguna información concreta sobre el avance del tratado y no existe ninguna clase de acceso a los textos (por parte de la sociedad civil, porque la industria sí la tiene), es insostenible.

En el plano local, tuvimos la ocasión de hablar con varios negociadores que representan a Chile, y nos consta que han prestado atención a las diversas campañas y actividades que realizamos. La tarea que nos queda por delante, como sociedad civil, es continuar llamando la atención sobre los perjuicios que puede acarrearnos el TPP, y presionar a las autoridades para que transparente el contenido del tratado y se comprometa a no adoptar ninguna disposición que pueda afectar el desarrollo digital en Chile, y en un plano más amplio, evitar que el texto de este tratado pueda vulnerar nuestros derechos fundamentales.


Próxima parada: Leesburg, Virginia, USA. Vía.

Finalizada la ronda de negociaciones, el USTR de los EE.UU. publicó un nuevo comunicado señalando lo usual: que se habrían hecho «grandes avances» en varios temas (entre los que no se mencionó nada sobre Propiedad Intelectual, por lo que suponemos que aún no se llega a ningún acuerdo importante), y la ubicación de la siguiente ronda de negociaciones: Leesburg, Virginia (sí, nuevamente en los EE.UU.), entre el 6 y el 15 de septiembre de 2012. Esperamos asistir a dicha ronda y mantenerlos actualizados sobre los avances que se registren en dicha ocasión, mientras trabajamos por que el TPP no sea una nueva cucharada de SOPA.

Más información
KEI notes on the 13th round of TPPA negotiations in San Diego EFF on TPP Especial de TPP en nuestro sitio web Presentación de ONG Derechos Digitales hecha en la ronda de negociaciones de San Diego